Saltar al contenido principal

Mujer ecuatoriana entre las 10 científicas más destacadas de América Latina

Eugenia Del Pino, Doctora en Biología: sensibilidad e inteligencia para aportar al desarrollo científico del país

La Secretaria de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación congratula a Eugenia Del Pino, Doctora en Biología, quien es una de las investigadoras más destacadas de la región, según la cadena internacional de noticias BBC.

Eugenia Del Pino, Doctora en Biología, figura como una de las científicas más ilustres de América Latina, según el especial “100 Mujeres: La mitad del mundo habla” de la cadena internacional de noticias BBC.

Esta publicación expone los logros y los desafíos de las mujeres en la historia y cuenta con un espacio para las 10 científicas más célebres de Latinoamérica.

La Doctora Del Pino se destaca por sus estudios pioneros sobre la biología del desarrollo de una rana marsupial (Gastrotheca riobambae) típica de Ecuador, en comparación con otras ranas tropicales.

El trabajo de esta mujer ecuatoriana abre una línea de investigación nueva en el ámbito científico mundial. BBC resalta, también, su esfuerzo por la conservación de las Islas Galápagos.

Desde el 2006, la doctora Del Pino es la primera ecuatoriana en ser miembro extranjero asociado de la Academia Nacional de Ciencias en Estados Unidos. Según la Universidad de Emory Estados Unidos, sus investigaciones científicas en fisiología reproductiva y del desarrollo de la rana marsupial -única en Ecuador- han hecho una importante contribución al campo del desarrollo de los vertebrados.

“Siendo muy honesta, me dejó sin aliento saber que estaba entre las 10 científicas que representan a América Latina. En la lista hay mujeres de México, Brasil, Argentina, Chile -países con alto desarrollo científico- y es un honor muy alto estar en esa élite “, dice la científica en una entrevista para Diario El Universo.

De acuerdo a su hoja de vida; Del Pino se graduó en Biología en la Universidad Católica de Quito (PUCE), luego obtuvo una beca para cursar el Máster de Ciencia en el Vassar College, en Poughkeepsie, Nueva York (1969). Después, ganó obra beca en la Universidad Emory, en Atlanta, donde en 1972 obtuvo su doctorado (PhD). En ese mismo año regresó a Quito como profesora en la PUCE.

La investigadora, quien también es Miembro Honorario Extranjero de la Asociación Norteamericana de Ictiólogos y Herpetólogos comenta que eligió el estudio de las ranas -y no de un mamífero- porque las ranas y los seres humanos son muy parecidos a nivel molecular, por lo tanto su estudio sirve para comprender el desarrollo humano y podría ayudar a prevenir enfermedades.

Del Pino, quien también es ganadora del premio para América Latina de L’Oreal/Unesco 2000 La Mujer en la Ciencia, declara que el descubrimiento de la rana marsupial fue casi una coincidencia. Ella relata que no es muy buena atrapando animales, pero que una vez encontró en los jardines de la PUCE a una rana que llevaba a una de sus crías sujeta a su cuerpo. Esto la maravilló y a partir de ahí se concentró en el estudio embrionario de esta especie, junto a su equipo.

Pero su trabajo no se limita a este anfibio. Del Pino desarrolló un programa de becas para que estudiantes ecuatorianos realicen investigaciones en Galápagos y tengan acceso a mejor formación científica.

En 1986, el Fondo Mundial para la Conservación de la Naturaleza le otorgó un diploma por su trabajo en beneficio de las Islas; y en 1999, la Fundación Charles Darwin le otorgó una medalla en reconocimiento por su trabajo en la conservación de las Encantadas.

La científica ecuatoriana recientemente se acogió a la jubilación; sin embargo, continúa investigando en la PUCE.

Su mensaje a las mujeres ecuatorianas: “Nosotras somos seres privilegiados. Tenemos sensibilidad e inteligencia. Podemos superarnos y apoyar al desarrollo del país desde muchos ángulos. Quiero dar palabras de aliento para que hombres y mujeres de Ecuador den lo máximo de sus potencialidades para el beneficio propio y del país” exclamó la científica galardonada.